ARTÍCULOS DE INTERÉS

El ‘No Liderazgo’ para un Liderazgo Eficaz

La alta dirección tiene a su disposición 8 principios de gestión de calidad que pueden ayudar a la empresa a obtener una mejora continua. El segundo principio de gestión en importancia, después del enfoque al cliente, es el liderazgo. Aunque existen muchas definiciones sobre el líder y liderazgo, intuitivamente sabemos distinguir a un buen líder de quien no lo es.

Todas las empresas, ya sean PyMES o consumadas, necesitan líderes eficaces, y dos cuestiones pertinentes para convertirse en un líder eficaz son la capacitación y reconocer que en algunas ocasiones ser un líder eficaz significa no liderar.


Capacitación. Las organizaciones al rededor del mundo gastan miles de dólares en la capacitación y desarrollo de liderazgo. Estos recursos son impartidos de varias formas, desde programas de liderazgo ofrecidos por universidades de prestigio, hasta experiencias que fomentan el “desarrollo del carácter” en un ambiente físico ofrecidas por organizaciones como Outward Bound.

Aunque mucho del dinero invertido no ha demostrado beneficios contundentes, se sugiere que los gerentes realicen algunas otras cosas para obtener un mayor efecto de la capacitación mencionada.

Como ejemplo, la capacitación del liderazgo tiene más efecto con individuos con un autocontrol elevado que con individuos con bajo autocontrol. Las personas con elevado autocontrol tienen la flexibilidad de cambiar su comportamiento dependiendo de la situación.

Por otro lado, aquellas habilidades que si se pueden enseñar son las de implementación; los líderes pueden aprender habilidades para construir su autoconfianza y de análisis situacional.

Sustitutos de liderazgo. A pesar de que se cree que un estilo de liderazgo siempre será efectivo, sin importar la situación, quizá el liderazgo no siempre sea importante. De acuerdo a varias investigaciones, en algunos casos, las variables individuales, laborales y organizacionales pueden intervenir como “sustitutos del liderazgo”, con lo que se suprime al menos parcialmente la influencia del líder.


Como ejemplo de sustitutos de liderazgo en el individuo tenemos la experiencia, la capacitación, el profesionalismo y la necesidad de independencia. Las situaciones en que las características pueden reemplazar al liderazgo, son los trabajos con procedimientos rígidos, rutinarios o satisfactorios.

En conclusión, si deseamos que la capacitación del liderazgo tenga un mayor impacto por un lado necesitamos reconocer si tenemos un nivel elevado de autocontrol, y por el otro debemos trabajar en el fortalecimiento de nuestra autoconfianza.

Para finalizar, debemos percibir la cultura de la empresa y determinar si en ella se encuentran presentes los sustitutos de liderazgo, así como la existencia de las situaciones que dan pie a suprimir la influencia del líder.

 

Publicación realizada por:
L.A.I. Hector Bravo Aparicio - SINCAL®

Síguenos en Redes Sociales